NINGÚN NIÑO MUERE PARA CONVERTIRSE EN MEME

Panamá

Angel

Por Lior Zylberman*

Entre el 2 y 3 de septiembre una imagen recorrió el mundo –las redes sociales y la prensa. Era la fotografía de un niño muerto. En la era de la “inundación de imágenes” (expresión típica de los estudios visuales que en este contexto de refugiados ahogados en el Mar Mediterráneo se vuelve trágica, irónica) rápidamente “conmovió” al mundo de una manera mucho más contundente que la del padre llorando en un bote (otra imagen que nos había “inundado”).

¿Por qué esta imagen se volvió símbolo y no otra? ¿Por ser un niño? Seguramente. Pero también intervino en esta operación el encuadre: un plano cerrado, el niño yaciente, su rostro oculto y la orilla del mar. Indeterminada, sin contexto ni código de lectura, la imagen se vuelve así, en verdad como toda fotografía, en una realidad blanca, es decir, su significación permanece enigmática a menos que formemos parte…

Ver la entrada original 527 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s